iBuumerang, estafa multinivel en forma de membresía exclusiva

iBuumerang, como otros clubs de viaje y recreación que circulan por la red, es una empresa multinivel con el que, supuestamente, puedes obtener descuentos para boletos de avión, viajes y, en general, con aquellas cuestiones relacionadas al alojamiento y la movilidad.

iBuumerang funciona a través de una membresía, la cual pagas mensualmente, y esta te permite “acceder” a descuentos y recompensas. Hasta aquí todo bien. Sin embargo, todo este asunto de los descuentos comienza a ponerse turbo cuando iBuumerang te pide referir el club a tus conocidos, los cuales necesitan convertirse en miembros activos (esto es, pagar mensualmente la cuota) con la finalidad de que tú recibas unas comisión por cada persona.

iBuumerang España, por ejemplo, tiene toda la pinta de ser una estafa y de las piramidales, ya que no existe, en realidad, ningún producto que esta empresa comercie y se sostiene a base de nuevos miembros.

Recordemos que los sistemas piramidales o esquemas Ponzi son una serie de promesas vacías de ganancias absurdas a partir de la referencia de nuevos miembros a las empresas.

Así, pues, según las opiniones de iBuumerang que circulan por la red, a través de una serie de “bonos”, como ellos los llaman, un miembro puede convertirse en comisionado. Eso sí, para ser parte de aquella población afortunada que tiene la oportunidad de vender membresías de iBuumerang (por favor, todo esto es puro sarcasmo), será necesario no sólo que mantenga su mensualidad al plan, sino que pague una cuota de entrada. Es decir, que pague por trabajar.

Como iBuumerang, existen muchas empresas multinivel que se aprovechan de las necesidades de las personas y se dedican a cometer estafas a lo largo y no ancho del mundo.

iBuumerang: ¿multinivel o estafa?

Desgraciadamente, la línea divisoria entre una empresa multinivel o networking marketing y una estafa piramidal es muy delgada. Una de las diferencias entre una y otra (y quizá la más significativa) es que, en las empresas multinivel, existe un objeto (o una serie de productos) que los inversionistas (o re-vendedores para el caso) pueden comerciar. Avon, por ejemplo, pone a disposición de sus distribuidores independientes una amplia gama de productos de belleza que éstos se encargan de revender.

En el esquema Ponzi no existe tal producto. El negocio está en que una serie de inversionistas que ponen su dinero a la empresa con la promesa de generar ganancias. ¿Cómo? La estrategia más sencilla es reclutando a nuevos “inversionistas” que, a su vez, reclutan a más personas. De esta forma, se obtendrá un porcentaje de la inversión de los nuevos reclutas y de los reclutas de los reclutas. La imagen final es la de una pirámide en donde mientras más arriba te encuentres más dinero obtendrás de los estratos anteriores.

El problema con este tipo de esquemas es que es insostenible. Es decir, en el momento en el que la base de la pirámide (los nuevos inversionistas) llegan a ser demasiados, para que continúen recibiendo dinero se necesita una cantidad todavía más grande de personas que se unan a la empresa, lo que comienza a ser imposible a medida que la pirámide crece y crece. Eventualmente, resulta imposible cumplir con la cuota y todo el sistema colapsa, llevando a la quiebra a todos los estratos bajos de la pirámide.

En gran parte de los países europeos, este tipo de modelo de negocio está prohibido por su esencia de fraude. Es común, entonces, que su mercado sean países en desarrollo o, como en el caso de iBuumerang España, hispanohablantes (no sé qué tenemos los hispanohablantes que nos hacen el blanco perfecto de los fraudes blancos).

Cabe mencionar que iBuumerang no es la única empresa en el mercado de los viajes que se dedica a vender membresías. Por hacer mención de otra empresa multinivel fraudulenta, podemos traer a colación inCruises, la cual promete liberarte de las oficinas y del trabajo convencional con una serie de programas que te pagan por viajar, es decir, por vender membresías a otras personas para que éstas paguen tu viaje en un crucero de lujo.

Las recomendaciones son las de siempre. Sospecha. Sospecha siempre de una empresa que prometa cambiar tu vida o que asegure tener la clave del éxito, no importa cuántos millones de dólares facture mensualmente, porque es 99% seguro de que se trate de otro de los fraudes mejores elaborados del mundo. Recuerda: nada es gratuito.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *