Colombia introduce un canal de control para prevenir posibles casos de coronavirus

El Ministerio de Salud y Migración de Colombia introduce un canal de control con indicadores de bioseguridad en el Puente Internacional de Rumichaca para prevenir la sección de posibles casos de coronavirus en la nación vecina.

Las actividades de observación son arbitrarias, aclaran las autoridades de los dos elementos colombianos abiertos, quienes con la parte superior y los guantes detienen la caminata de vehículos que ingresan desde Tulcán a Ipiales.

Problema médico y no es transitorio

Los salubristas exigen datos y registran los archivos del conductor y los inquilinos del vehículo. En el lugar se colocan paredes metálicas para disuadir dos de los tres caminos, habilitando uno en particular donde se dirigen los vehículos.

Juan Francisco Espinoza, ejecutivo de Migración Colombia, a cambio de la radio W, dijo que se pregunta a los viajeros si tienen alguna indicación para fortalecer los componentes de anticipación.

“Este es un problema médico y no es transitorio. En poco tiempo, Migración Colombia enviará un procedimiento de preinscripción para agilizar la oportunidad de ingresar a la nación”, dijo Espinoza, quien acentuó que el método no es obligatorio.

Los especialistas colombianos también dijeron que los viajeros no deberían presentar una declaración jurada para ingresar a un área vecina. Gabriela Chamorro, Secretaria de Salud de Ipiales, dijo que como lo indica la mejora de la infección en Ecuador, los componentes de control cambiarán.

Fortalecer la investigación

Además, se declaró que los enfoques de control se ampliarán en diferentes áreas de la periferia. “Hacia el final de la extensión, se realizará un examen a las personas que pasean por el andamio y los vehículos para fortalecer la investigación”.

Mientras tanto, los taxis y camionetas que ingresan desde Tulcán a través del Puente Internacional Rumichaca hasta el área de estacionamiento en el lado colombiano, desde el jueves nunca más ingresan a Colombia.

Los viajeros que van a Ipiales (Colombia) deben aterrizar en la orilla del mar ecuatoriano y seguir caminando por el camino focal del viaducto binacional para abordar la asistencia abierta colombiana, que los conecta con la periferia de la ciudad colombiana, luego de caminar unos 300 metros.

La limitación se aplica solo a los autos de etiquetas ecuatorianas que transportan viajeros y no a los de la nación vecina. Edgardo Villarreal, anterior líder del taxi nacional rápido, dijo que están considerando la elección, considerando que Colombia es una nación soberana.

En una de las extensiones se colocaron cercas planas que habilitan un camino solitario de los tres existentes. Se requiere que todos los residentes tengan registros de personajes.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *