Las cuarentenas dañarán las exportaciones en la Eurozona

Los grandes organismos internacionales y las agencias de calificación están poniendo números a lo que en los últimos días parecía claro: que la peste del coronavirus va a talar el desarrollo este año. S&P ha cortado sus previsiones para España: del 1.7% que preveía inicialmente en dos mil veinte pasa al 1.3%.

Fondo Monetario Internacional

Se trata de la primera revisión a la baja que aplica una compañía de calificación a la economía española a continuación de la epidemia. El Fondo Monetario Internacional (FMI), por su parte, anticipa que el Pib entero crecerá este año menos que en 2019, es decir, que se quedará por abajo del 2.9% de entonces, un aumento considerado bastante débil.

La empresa de calificación sostiene que no solo se están viendo afectadas las cadenas de suministro de la industria europea. Asimismo la demanda criada se ha débil. Y no solo en Italia. Aunque S&P admite que resulta difícil hacer predicciones, alerta de que el Pib de la eurozona se contraerá en el primer trimestre del año e iniciará una recuperación asaz delicado en el lugarteniente. Italia será la más afectada, con una caída de la actividad del 0.3%. Y Alemania se estancará.

Reserva Federal

La conminación ha agigantar, dice el informe publicado este miércoles. Las cuarentenas dañarán las exportaciones y, sobre todo, el recreo. El destrozo de Piedrecilla y Estados Unidos socavará el comercio con la eurozona. Y el recorte de tipos de la Reserva Federal meterá presión al euro y, por tanto, a las exportaciones de una economía europea mucho volcada con el exterior.

Pero el daño no solo se ceñirá a las ventas fuera. La demanda interna también sufre. En Italia, las cuarentenas y el cierre de tiendas y restaurantes están constriñendo el dispendio. En el resto de Europa, los consumidores podrían detener sus compras no esenciales y posponer planes, parecido y tal ocurrió en 2003 con el Sars.

En medio de las cancelaciones que ahora están ocurriendo de grandes eventos, S&P destaca que el 19% del gasto europeo se destina a descanso, formación, restaurantes y hoteles. El transporte representa el 16% y, aun solo se han coartado los viajes a los países afectados, esto podría cambiar deprisa, dice la nota. Y subraya que España es el lugar más dependiente del periplo, al suponer un 11% de su Pib.

Caída de la facturación

Aun así, las condiciones financieras no han empeorado de manera brusca. La mayor parte de la préstamo europea es bancaria. Y las entidades tienen acceso a la fluidez del Bce. En cualquier incidente, la agencia espera que haya un recorte de tipos ciervo las peores previsiones de aumento y los desplomes en Costal.

Las medidas fiscales podrían ayudar a restaurar la confianza, señala. Pero advierte de que uno países no tienen mucho margen. Incluso explica que los estímulos pueden llegar colmado tarde y que los consumidores podrían guardarlos tanto ahorro. Es mejor promediar las ayudas en créditos fiscales para evitar apuros en las empresas, en específico en aquellas pymes que se enfrenten a una caída de la facturación. Y pone de ejemplo las iniciativas planteadas en Italia y Francia.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *