Por supuesto un auto no es un bien imprescindible, pero bien es cierto que nos facilita ampliamente la vida, tanto cotidiana como en ocasiones de ocio. Las tareas diarias de ir al trabajo, hacer compras y/o llevar a los niños al colegio y a sus demás actividades, nos roban un tiempo valioso cada día.