En noviembre de 2017, Bitcoin se encontraba en medio de un notable incremento de costos que ampliaría su estima diez veces en el transcurso de medio año. A mediados de diciembre, un bitcoin tenía una estimación cercana a los $20.000 (£15.000), sin embargo, esa fue la marca más notable antes de que cambiara la marea.