Bitcoin como criptomoneda en europea aumenta su presión y podría perdurar

Bitcoin ha perseverado durante un mes tórrido con costos que cayeron a $5.786, el objetivo más reducido del año hasta la fecha después de una progresión de ataques de piratería en los comercios y acusaciones implacables de control del valor del movimiento y certeza del especulador.

No obstante, un notable banco holandés ha enviado a la red de criptografía un impulso genuinamente necesario después de descubrir que la población en general es más receptiva de lo que se creía que utilizaba estándares monetarios avanzados para gastar en la web.

El Código de Craqueo del Código de ING explora un documento que revisa 14.828 de 15 naciones europeas sobre la capacidad de desarrollo de las formas monetarias computarizadas.

El banco encontró un anhelo imprevisto de innovación, ya que el 66% de los individuos en Europa afirman haber sabido sobre el dinero criptográfico, algo menos de lo que uno de cada 10 (9%) posee y un 16% extra espera tenerlo más tarde, que según el informe, propone que “la selección podría aumentar drásticamente”.

“Lo que algunos pueden recomendar”

Jessica Exton, maestra de conducta en ING, declaró: “El dinero criptográfico sigue siendo una empresa única para algunos, sin embargo, puede haber más hambre de formas monetarias informatizadas de lo que algunos pueden recomendar.

“Como lo indica nuestro resumen, la responsabilidad de podría aumentar drásticamente más adelante, a pesar del hecho de que no sabemos cuándo”. El cliente de Twitter de Estados Unidos @rallyqt describió las noticias como “un rayo de luz en este día fresco y tormentoso”.

La investigación descubrió que tres de cada 10 personas en Europa dicen que considerarían utilizar monedas digitales para pagar una compra mundial en la web. No obstante, solo el 15% consideraría aceptar su compensación para llevar a casa en bitcoin o similar.

Benjamin Dives, CEO y organizador de LBX, declaró: “La nueva investigación es muy alentadora y demostrativa de un avance hacia una comprensión más amplia y el reconocimiento de formas criptográficas de dinero y, finalmente, una especulación más educada”.

El destino del gasto en línea

El registro presenta un retiro hacia el dinero criptográfico como método de pago en lugar de un recurso teórico, con un poco más del 33% de encuestados en Europa (35%) que las formas monetarias computarizadas, por ejemplo, bitcoin, son el destino del gasto en línea, hasta un 7% se enfoca desde 2015.

A pesar del diluvio de antagonismo y la aprensión de esperar que, según Luke Shipley, CEO de Zinc, Bitcoin aún no haya “probado genuinamente la base del mercado”, ING descubrió que el 35% de los individuos en Europa están de acuerdo con la estimación de las formas monetarias avanzadas aumentarán en el siguiente año.

Uno de cada tres (32%) dice que las formas criptográficas de dinero son el destino final de la especulación para las personas que confían en que poner recursos en la bolsa de valores es menos peligroso que poner los recursos en estándares monetarios avanzados, divididos en dos secciones.

Jonas Goltermann, analista empresarial creadora de ING, agregó que las formas digitales de dinero están preparadas para enfrentar una parte más crítica del fondo mundial.

Una parte de los recursos monetarios

Él declaró: “en general, los intereses en formas digitales de dinero constituyen una pequeña parte de los recursos monetarios mundiales, considerablemente menos del 1% según el Banco de Inglaterra.

En este sentido, su efecto en la economía mundial sigue siendo muy limitado y, en cualquier caso, desde el punto de vista del enfoque monetario y la estabilidad monetaria, los bancos nacionales parecen ser más curiosos que estresados ​​por el desarrollo de formas criptográficas de dinero.

“Los efectos secundarios de nuestro estudio recomiendan que esto podría cambiar, el mismo número de ahorradores parece pensar en especulaciones criptográficas”. Si eso sucediera, anticiparíamos que los funcionarios se verán más intrigados por estos instrumentos y cómo influyen en lo que queda de la economía.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *