En medio de una crisis Venezuela llama un poco la atención con ciertos juegos y apuestas

A pesar de que Venezuela es un país extremadamente rico en petroleo, actualmente enfrente grandes dificultades económicas, problemas financieros y una gran escasez de diversos productos.

Cabe destacar que a los venezolanos se les dificulta conseguir productos básicos, empezando desde la harina, el azúcar, entre otros comestibles necesarios.

Se podría decir que la muy llamada y afamada “crisis” de Venezuela ha afectado a los ciudadanos venezolanos en casi todas las áreas.

Hasta se dificulta conseguir los repuestos para vehículos automóviles, motocicletas, entre otros artefactos y electrodomésticos, ciertamente Venezuela atraviesa una etapa fuerte por el momento, pero eso no es todo.

Sin dinero en efectivo

La ultima escasez venezolana es el dinero en efectivo, ya que las autoridades no pueden producir suficientes notas para mantenerse al día con una inflación vertiginosa. También afecta mucho la disminución de los salarios a plazo real.

Por tal motivo muchos centros comerciales, bares, tiendas y salones de apuestas entre otros han cambiado rápidamente de efectivo a transacciones electrónicas para mantener el flujo de dinero.

Debido a cierta “crisis” los venezolanos han optado por las apuestas, juegos de azar, y muchos mas.

Aunque es más gente la que pierde que la que gana en general, la ilusión de un día lograr ganar se ha vuelto más tentadora ya que los venezolanos soportan la inflación más alta del mundo.

Parece que cada vez más venezolanos recurren a los juegos de azar en su desesperación para llegar a fin de mes en medio de la crisis económica sin precedentes del país.

“Los Animalitos”

A pesar de haber diversos medios, desde carreras de caballos, hasta salas de apuestas, loterías, el estilo de ruleta “Los Animalitos” es actualmente el juego más popular.

De acuerdo a https://norskecasino.casino/ investigación, los jugadores se alinean junto a un pequeño quiosco en un barrio pobre para elegir animales en un juego de lotería que se ha convertido en una locura en las calles de Venezuela. “La mayoría de las personas que veo jugando a la lotería están desempleadas, tratando de hacer un poco más de esta manera porque los pagos son buenos”, dijo Veruska Torres, de 26 años, una enfermera que recientemente perdió su empleo en una farmacia y ahora juega a Los Animalitos todos los días.

Torres a menudo juega más de una docena de veces al día en el quiosco de Catia, gastando entre 5.000 y 10.000 bolívares, pero a veces gana hasta 50.000 o 60.000 bolívares en ganancias, más de un cuarto del salario mínimo mensual en Venezuela.

Cuando eso sucede, divide el dinero entre la compra de alimentos y pañales para su bebé y reinvierte en la lotería.

El juego Animalitos, cuyos resultados aparecen en YouTube con ciertas horas programadas, es muy popular porque atraviesa varias rondas, mantiene el interés de la gente y brinda más oportunidades de ganar que la mayoría de las opciones de apuestas tradicionales.

Actualmente se conoce que el boleto más económico cuesta solo 100 bolívares, lo que vendría siendo una cuarta parte de un centavo estadounidense a la tasa de cambio del mercado negro, y literalmente más de 10 veces menos que a nivel de cambio oficial.

Las apuestas ayudan económicamente

“Me ayudó mucho”, dijo Eduardo Liendo, de 63 años, ganador en una victoria oportuna. Recientemente perdió su casa y vive en un automóvil en el barrio Propatria de Caracas, pero tuvo una patada de salida exitosa en los Animalitos, eligiendo la figura del perro después de que el suyo había muerto.

Hasta el momento no hay datos concretos sobre las cifras de apuestas, y el regulador de apuestas del gobierno no respondió las solicitudes de información.

Pero los que están detrás de los negocios de juego de Venezuela, manejados por una mezcla de compañías privadas y autoridades regionales locales, dijeron que el comercio estaba en auge, con líneas más largas y más ocupadas que nunca, debido, y no a pesar, a los tiempos difíciles.

“En una crisis como la que estamos viviendo, las personas beben y juegan más para escapar de la realidad”, dijo la psicóloga Rosa García, del estado de Barinas.

Cabe destacar que también la falta de efectivo ha afectado al hipódromo de Caracas, donde el dinero sigue siendo el rey. Pero miles todavía van allí los fines de semana, empujando contra vallas frente a la pista de arena para animar a su caballo mientras la música de salsa retumba en el fondo.

Vea usted mismo la información aquí: https://norskecasino.casino/nyheter/gamblingsektoren-vokser-pa-krisen-i-venezuela/

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *