Correa regresará a Ecuador esta semana mientras se revelan las conversaciones secretas entre Moreno y Manafort

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa planea regresar a su país de origen el viernes 24 de noviembre para defender los logros de su Revolución Ciudadana de 10 años.

El anuncio de la bomba se produce cuando Correa continúa expresando su insatisfacción con su sucesor, el presidente Lenin Moreno, a quien ha criticado reiteradamente en línea por ser “desleal y mediocre”, así como por haber respaldado las políticas de la oposición derechista de Ecuador.

Conflicto ideológico

“Esta no es una pelea entre amigos, este es un conflicto profundamente ideológico”, dijo a Associated Press en una entrevista el sábado en Madrid. “El presidente Moreno, desde el día en que ganó, comenzó a aplicar el programa gubernamental de la derecha”.

Mientras que Moreno ha disfrutado de altas calificaciones de aprobación y el apoyo de sus antiguos oponentes en el centro político y la derecha de Ecuador, la base pro-Correa del partido gobernante socialdemócrata Alianza Pais prácticamente se ha rebelado contra Moreno, pidiendo su remoción.

Campaña de amenazas e incitación al odio

Moreno ha participado frecuentemente en batallas verbales por su antecesor Correa, que ahora vive en el extranjero en el país natal de su esposa, Bélgica.

“Nada me impide regresar a Ecuador”, dijo Correa, agregando que no tenía miedo de lo que describió como una campaña de amenazas e incitación al odio hacia él en los medios.

Moreno también ha lanzado una supuesta operación “anticorrupción” que tiene como blanco a los aliados de Correa, incluido el vicepresidente Jorge Glas, quien actualmente está encarcelado y está siendo investigado por aceptar sobornos durante el tiempo de Correa en el cargo.

“Esta traición ha demostrado lo débil que todavía es el país y lo fácil que pueden llevarnos al pasado”, dijo Correa.

El anuncio se produjo cuando el ex jefe de Estado también criticó a Moreno por haber aparentemente participado en una reunión secreta con el ex jefe de la campaña presidencial de Donald Trump, Paul Manafort.

Manafort y un asociado fueron procesados ​​recientemente en un tribunal federal de Estados Unidos por una acusación de 12 cargos que los acusó de conspirar para blanquear dinero, no revelar cuentas bancarias extranjeras y no registrarse como agentes extranjeros del ex gobierno pro ruso de Ucrania.

Correa exigió respuestas de Moreno

Manafort fue a Ecuador el 9 de mayo, de acuerdo con una corte de los EE.UU., Utilizando un teléfono registrado con un nombre falso y viajando con uno de los tres pasaportes estadounidenses que poseía. Semanas más tarde, visitó México y China.

Correa exigió respuestas de Moreno, preguntando por qué su sucesor no divulgó tal reunión con el pueblo de Ecuador.

“Si lo mantienen en secreto es porque están ocultando algo”, dijo Correa, agregando que “los acuerdos políticos deberían salir a la luz del día”.

Un vocero de Moreno le dijo al New York Times en septiembre que Manafort efectivamente se reunió con Moreno, pero no ofreció ninguna explicación sobre lo que implicaban las discusiones.

“Es muy preocupante que haya una reunión con tipos como Manafort y que se mantenga oculta al pueblo ecuatoriano”, agregó Correa, señalando que solo se enteró de la reunión hace días a través de la prensa y solo ha escuchado rumores sobre la sustancia de las conversaciones.

Correa también subrayó su apoyo al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y citó las recientes elecciones para gobernador como prueba de la democracia del vecino país andino.

Aunque admite que Venezuela enfrenta una grave crisis económica, Correa acusó a los medios de mentir al retratar a Maduro como un dictador impopular.

“Esto es lo que los gobiernos progresistas deben enfrentar diariamente en América Latina y el mundo”, dijo.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *