Dividendos, otra forma de invertir en bolsa

Hay muchas formas de generar rentabilidades en la bolsa de valores, y quizás la menos utilizada por los inversores particulares son los dividendos.

La obligación o necesidad de ganar dinero rápido, nos lleva a buscar el camino que creemos más directo a las ganancias: el Trading.

Pero los inversores particulares no valoran convenientemente los riesgos, ni tampoco la dificultad que entraña esta forma de invertir en bolsa.

Para ser un trader consistente, hace falta una gran preparación y tiempo.

La publicidad que podemos ver en los medios, nos generan la falsa sensación de que el Trading es fácil y que en pocas semanas estaremos generando muy buenos retornos.

Siento deciros que es mentira.

Según las estadísticas, el 90% de los inversores, pierden el 90% de su dinero en 90 días. Es una regla que corre por la red, la regla 90-90-90, que por desgracia es cierta.

¿Qué son los dividendos?

Afortunadamente para los inversores particulares, existen otras formas de generar retornos de nuestras inversiones, sin necesidad de correr tantos riesgos, ni de estar constantemente vigilando las cotizaciones: los dividendos.

Los dividendos, son la parte de los beneficios generados por las empresas, que deciden destinar a retribuir a sus accionistas.

Las buenas empresas, no sólo se revalorizan en bolsa, también ofrecen un retorno constante y creciente a sus inversores, a través de los dividendos.

Sólo hay un problema a esta forma de invertir, que para obtener unos retornos interesantes, necesitamos de tener una buena cantidad de dinero invertida, y ser constantes en nuestra estrategia de inversión.

Dividend Growth Investing

Existe una estrategia de inversión en bolsa, conocida como Dividend Growth Investing.

Básicamente se trata de invertir en dividendos crecientes y constantes, de las mejores empresas del mundo.

Es muy importante que los dividendos sean crecientes, ya que lo que queremos, es que el dinero que recibimos de las empresas en las que invertimos, sea creciente.

El crecimiento de los dividendos, incluso por encima de la inflación, es una forma de proteger nuestro patrimonio y aspirar a poder vivir sin trabajar.

Lo que quiero dejar claro, es que para invertir por dividendos no vale cualquier empresa, sólo hay que invertir en aquellas empresas que tengan un buen trato a los accionistas, y que además sean un negocio perdurable en el tiempo.

Seleccionar empresas para invertir por dividendos

Las empresas que formarán parte de nuestra estrategia de inversión, tienen que pasar una serie de filtros.

Directamente hay que descartar las empresas cíclicas. Las cíclicas ganan mucho dinero cuando están en un ciclo expansivo de la economía, pero pierden todo lo ganado cuando la economía va mal.

Estas empresas tienen un historial bastante desastroso en el reparto de dividendos, cuando la empresa gana dinero reparten dividendos, pero cuando va mal, lo eliminan e incluso tienen que ampliar capital, reduciendo nuestra participación.

Debemos buscar empresas que:

  1. Tengan un buen historial de reparto de dividendos.
  1. Sus ventas y beneficios sean crecientes. Tenemos que pensar, que los dividendos salen de los beneficios que genera la empresa.

Una empresa que se estanque en sus ventas y beneficios, no generará dividendos crecientes.

  1. No haga ampliaciones de capital, todo lo contrario, que tenga una política de recompra de acciones propias.

Las accionistas somos dueños de una parte de la empresa, a través de las acciones. Si existen menos acciones en circulación, nuestra participación en la empresa es mayor.

  1. Hay que vigilar el Cash Flow de la empresa. Debido a las diferentes artimañas contables, una empresa que no gana dinero puede ocultar la situación, pero el dinero que entra en la empresa, el flujo de efectivo, no se puede ocultar.

La empresa que elijamos para invertir, tiene que generar suficiente dinero de su actividad normal, como para pagar el dividendo y todos los gastos normales de su negocio.

  1. Por último y muy importante, no pagar en exceso por el negocio.

Hay empresas que nunca están baratas, y no paran de subir en bolsa.

Es muy difícil establecer un “precio razonable”, porque a veces nos perderemos buenos negocios. No importa, no podemos comprar todos.

Un PER (Price to Earnings, precio respecto a beneficios) por debajo de 20, puede ser un buen filtro.

Con estos consejos de inversión, pretendo demostrar que existen otras formas de acercarse a la bolsa de valores y ganar dinero.

Exige paciencia, constancia y sacrificio, pero al cabo de unos años tendremos un patrimonio mayor,  y que además nos permita vivir de la bolsa.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *