Robos y escándalos son el pan de cada día

Moradores de los sectores San Vicente y la Playa de la parroquia Sinincay protestan por la falta de atención que hay de parte de las autoridades en lo correspondiente a seguridad y vialidad, hechos que conllevan a constantes riñas y accidentes.

Algunos manifiestan que sobre todo en los fines de semana es cuando más se presentan las conocidas riñas callejeras que impiden el buen descanso. Manifiestan que las borracheras terminan en disputas entre los libadores y que además, son un puente para los actos delictivos puesto que los chumados también tienen “sus mañas”, entran a los domicilios a robar o peor aún, se apropian del ganado de los moradores para venderlos y cubrir sus vicios.

Comentan también que el barrio es sumamente inseguro pues hace unos días se registró un asalto a un carro despachador de gas y en otra ocasión, un taxista fue víctima también de un asalto, donde indican, “le mandaron despachando sin nada”.

“Tenemos un PAI cerca pero a veces vienen, a veces no vienen. Hace tiempo vi que iban a robar en una casa de por aquí y llamé a los policías y me contestaron que ‘dejen que entren y de ahí para irnos’, osea que ellos quieren ver que vayan robando para empezar a seguirles. Uno de noche ya no puede dormir, mejor tiene que dedicarse a cuidar, no queda más, para que no se lleven nada”, comenta indignado José Barbecho, quien reside por más de 50 años en el barrio San Vicente, y es uno de los perjudicados por el robo de ganado.

Barbecho comenta que él ha podido truncar algunos robos debido a que se mantiene alerta, sin embargo indica que hace falta más colaboración para poder hacer el seguimiento y captura de estos delincuentes que en estos momentos, aprovechando las épocas de cosecha, utilizan los sembríos para huir.

Otro aspecto que podrían llevar a que los ciudadanos sufran accidentes, son el mal estado de las vías, que al parecer están abandonadas desde hace años. (LCH)(I)

Dejar un comentario